Todas las viviendas no son iguales y por ello cada espacio requiere de elementos distintos para constituirse como ambientes de confort. Enfocándonos en la calefacción de un hogar, debemos pensar en soluciones eficientes, que consigan brindarnos la prestación necesaria, sin tener que asumir costes elevados y garantizando, sobre todo, la climatización adecuada. Por todo esto, hoy hablaremos de los tipos de radiadores.

Si quieres enterarte todo lo que tienes que tener en cuenta al momento de elegir el radiador adecuado para tu vivienda, has llegado al sitio correcto.

¿Qué son los radiadores para calefacción?

Para muchos todavía sigue siendo un misterio saber qué quiere decir invertir en calefacción mediante radiadores. Lo cierto es que un radiador es un emisor de calor, que conectado a otros generadores de calefacción, ya sea calderas de condensación o bombas de calor, entre otros, permite calentar la temperatura ambiente de un determinado lugar.

Son muchas las ventajas asociadas a los distintos tipos de radiadores, entre ellas, que su colocación puede realizarse en lugares visibles y accesibles de la vivienda, la facilidad de uso que permiten, así como también su velocidad de respuesta para conseguir un confort térmico ideal. Todo ello, convierte a los tipos de radiadores de calefacción en una de las mejores opciones para calefaccionar las estancias de una casa.

Tipos de radiadores para calefacción: ¿cuál elegir?

Hay algo que está claro, y es que los radiadores pueden ser soluciones sumamente competitivas para calefaccionar una vivienda. No obstante, tal vez todavía no conozcas qué opciones existen en cuanto a tipos de radiadores para la calefacción de tu hogar. Al respecto, podemos decir que se clasifican en dos grandes grupos: tipos de radiadores de agua y tipos de radiadores eléctricos.

Tipos de radiadores de agua

Hay una opción que suelen elegir la mayoría de usuarios de radiadores para calefaccionar sus viviendas, y esta es la de los tipos de radiadores de agua.

Entre los radiadores de agua encontraremos diferentes alternativas en función de los generadores de alto rendimiento que utilicen: calderas, bombas de calor, energía geotérmica, captadores solares, u otras. Las combinaciones más utilizadas en la actualidad son las de radiadores y calderas y, en segundo lugar, radiadores y bombas de calor.

Es preciso decir que, en los últimos tiempos, el desarrollo de nuevas generaciones de calderas de condensación y bombas de calor han permitido obtener resultados de primer nivel para hogares de distintas dimensiones y diferentes necesidades de climatización.

Estos radiadores, por supuesto, utilizan agua caliente para calefaccionar una estancia. Llevan agua en su interior y así emiten calor en el ambiente en el que están colocados.

Claro que, los distintos tipos de radiadores de agua requieren de la instalación de un sistema integrado, es decir, una obra completa que debe realizar un instalador profesional acreditado, porque este será el encargado de ejecutar una tarea que asegure calidad y, sobre todo, la seguridad en el hogar.

El instalador podrá realizar el cálculo correcto de la instalación, asegurando que los radiadores de agua funcionen de la manera adecuada en el entorno y con la máxima eficiencia energética. Debemos tener en cuenta que para llevar esta tarea a cabo se tendrá que instalar la caldera, bomba de calor o generador elegido, el sistema de tuberías, válvulas de regulación y por supuesto, los radiadores.

Tipos de radiadores eléctricos

En el otro extremo de soluciones de climatización, encontramos los radiadores eléctricos. ¿Por qué decimos que se sitúan en el otro extremo? Porque en este caso, el radiador no funciona como emisor o intercambiador del calor, sino que es el generador del mismo.

Por supuesto que la ventaja principal de estos radiadores, sobre todo comparándolos con los tipos de radiadores de agua, es que su instalación es sencilla, ya que consiste en fijar el radiador a la pared y enchufarlo; con ello ya comenzará a calentar el ambiente. Pero la contracara de esto es que, al funcionar con energía eléctrica, su consumo es elevado tornándose una opción más costosa para calefaccionar un ambiente. Resulta una alternativa interesante en climas templados, donde los inviernos no alcanzan temperaturas muy bajas.

Se pueden distinguir tres tipos de radiadores eléctricos en función de lo que contienen en su interior: radiadores de fluido caloportador, radiadores de aire y radiadores de cerámico.

  • Los radiadores de fluido caloportador cuentan precisamente con esa clase de fluido en su interior. Lo más usual es que esta clase de fluido sea un aceite que ayuda a que una vez apagado el equipo enfríe más lento. Se pueden encontrar modelos de pared y móviles.
  • Los radiadores de aire también se denominan convectores. Funcionan de manera muy simple, dado que cuentan con una resistencia eléctrica que permite calentar el aire que hay en su interior, para que este ascienda a una mayor temperatura. A diferencia de la opción anterior, este tipo de radiador al apagarse deja de emitir calor. También pueden ser fijos o móviles.
  • Por último, los radiadores de cerámico también cuentan con una resistencia eléctrica, pero en su interior poseen un material cerámico que ayuda a retrasar el enfriamiento del equipo una vez apagado. Si bien mantendrá más tiempo el calor que los radiadores con fluido caloportador, tardará más tiempo en calentarse.

¿Cómo elegir entre los distintos tipos de radiadores?

Como podemos ver entre estos dos grandes grupos de radiadores hay claras diferencias en cuanto a rendimiento, eficiencia energética y sobre todo consumo eléctrico. Por ello, es importante definir los criterios a utilizar para elegir el más adecuado entre los tipos de radiadores.

La pregunta que debes hacerte, en principio, es por las necesidades de tu vivienda, en cuanto a extensiones, cantidad de estancias e incluso el clima en el que vives. Otro aspecto a considerar es el presupuesto con el que cuentas. También tendrás que definir si será este el único sistema de climatización a utilizar en el lugar y por supuesto, si prefieres priorizar lo funcional a lo estético o viceversa.

Haciendo un estudio de tu vivienda y sus necesidades, encontrarás la mejor opción en tipos de radiadores.

Somos expertos en sistemas de climatización, podemos asesorarte y ayudarte en la instalación de la solución perfecta para tu vivienda.

 

Si quieres conocer las ventajas e inconvenientes de cada tipo de radiador y calefacción, en el Blog de 20 minutos encontrarás más información.